BUSCADOR CATÓLICO

lunes, 29 de diciembre de 2008

La Iglesia cuida de la familia

Noticia de hoy en elpais.com: La secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, ha dicho hoy que, pese a que el Gobierno "no estaba" en el acto de ayer en la Plaza de Colón de Madrid en defensa de la familia organizado por el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, y los movimientos eclesiales, es el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero "el que más ha hecho por la familia". "Lo paradójico es que en estos últimos años quien más ha hecho por la familia y ha apostado por que las parejas de este país tengan una ayuda cuando su hijo nace, que puedan tener un acceso a la vivienda por parte de los jóvenes o que haya una ayuda a aquellas familias que tienen problemas para pagar la hipoteca como consecuencia de la pérdida de empleo de uno de sus miembros, ha sido este Gobierno, que no estaba en esa concentración", ha recalcado Pajín. Olé!
Este Gobierno cree que los católicos no nos enteramos de la película, y está convencido de que la Iglesia habla por hablar. Con todos mis respetos a la Sra. Pajín, creo que no goza de ningún tipo de autoridad ni moral ni de otra clase para decir que han aportado a la familia. No negaré que las medidas que ha citado están muy bien, y ayudan, en efecto. Ahora bien, se olvida del divorcio exprés, de la ley del aborto que van a reformar, de las uniones homosexuales...
Es decir, ¿qué entiende este gobierno por familia? Si cree que no es más que una mera convivencia de dos progenitores con sus hijos e hijas, va bastante desencaminado. Creo que a ningún miembro (perdón Sra. Aído, o miembra) de este gabinete "progre" (se confunde progreso con revolver y poner patas arriba las entrañas de la naturaleza) le hubiera gustado tener dos papás o dos mamás - dicho sea con todo el respeto a los homosexuales -. Lo que no es respetable ni discutible es equiparar su unión a la de un matrimonio, puesto que éste, más allá de ser unión entre hombre y mujer, es, además, expresión de la auténtica complementareidad entre ambos, psicológica, sexual y afectivamente. Es una cuestión casi casi más antropológica que otra cosa. No se trata de responder a requerimientos de sectores sociales, en pro de "derechos".
No, hablando en propiedad, los homosexuales no tienen "derecho" a unirse y pretender formar una familia. Sí lo tienen, por supuesto, a amar y ser amados, a ser respetados y ayudados como cualquiera a salir adelante en caso de encontrar dificultades. Así lo expresa la Iglesia en el Catecismo (
2357-2359). Es una cuestión de base, no de qué quiero o qué me apetece y a ver si la Ley me lo permite. Es saber qué es de por si lo mejor para el hombre y para la mujer, y respetarlo y protegerlo con las armas que nos da la Democracia. No es cuestión de derechos, ni de nombres, ni de nada más que lo obvio: la unión, la reproducción como acto natural, amoroso, libre y responsable, y el cuidado de los niños es posible sólo y compete sólo a uniones heterosexuales.
La Iglesia no hace otra cosa que defender aquellos valores (que se desprenden de la Revelación y son, además, comunes a todas las culturas, por cierto, no es monopolio vaticano, ni mucho menos) que alientan la vida, la fidelidad (el PSOE aboga por el divorcio exprés, lo mal que lo pasen los hijos, o si hay posibilidad de reconciliación importa un bledo), el Amor y el Respeto Mutuo. Pero claro, siempre se la contesta de alguna manera. Hay que reconocer que, en buena parte, es debido al papel en general desafortunado de la jerarquía (no toda, desde luego) en la época de Franco. Pero el Mensaje de Jesús, la Revelación, la Gracia... son los mismos desde siempre, y siempre los defenderá, pase lo que pase.
Bien mirado, hasta me gusta que haya dicho esto el PSOE, porque ponen al descubierto que a ellos sólo les van ciertos aspectos, que todo gobierno ha cuidado, y encima van de originales y patriarcas. Lo que han hecho bien, lo han hecho bien, y punto. Pero en materia de cuidar y procurar la familia como sede de amor, crecimiento y aprendizaje, han fracasado. Sin más. Y todo por escuchar a minorías que, aunque quede bien hacerles caso, no tienen razón.
La Iglesia cuida la familia porque cuida la Vida en todas sus manifestaciones. Todo lo demás es rizar el rizo porque sí. Si la Iglesia cae mal, al menos que se atengan al por qué dice o expresa sus opiniones: Jesús, el Evangelio, sin glosa (Espejo de Perfección 1).

1 comentario:

Kiku Mistu dijo...

Con todo el respeto te digo que tengo mis dudas de que esto sea difundir el verdadero mensaje oculto en el evangelio y en San Francisco. Soy homosexual, gracias a Dios, y tanto yo como mi compañero tenemos un gran sentido de familia y de la espiritualidad.
un abrazo sincero y fraternal